¡No más detenciones! Es tiempo de soluciones

En la madrugada de ayer la policía francesa realizó dos detenciones, según fuentes policiales los detenidos son el hernaniarra Ugaitz Errazkin y el vecino de Burlada, Jose Javier Oses.

Las detenciones son una grave agresión al proceso que avanza imparable en Euskal Herria, más aun cuando ETA ha declarado el cese definitivo de su actividad armada y se ha mostrado dispuesta al diálogo. Esta es la lectura que hacen la mayoría de los agentes sociales, sindicales y políticos de Euskal Herria así como importantes personalidades del ámbito internacional.

El mensaje de la comunidad internacional, y Euskal Herria es claro: los Estados deben dar pasos en el camino de una solución democrática, y deben de adoptar una actitud activa a favor de la normalización democrática.

Lamentablemente parece que la dirección tomada por los Estados es la contraria: tras la legalización de Sortu, la ilegalización vuelve a colocarse sobre la espalda de Bildu, y ayer despertavamos con nuevas detenciones en el Estado francés.

Los Estados no pueden enrocarse en esta posición de bloqueo, las recetas del pasado no sirven para afrontar con la responsabilidad que les corresponde el proceso abierto en Euskal Herria. El recién constituido gobierno francés debería mostrar una actitud positiva y su predisposición ante el proceso abierto, y no mantenerse con inercia en la posición de siempre, ignorando el hecho del momento histórico que vivimos.

No es eso lo que le reclama la sociedad de Euskal Herria ni la comunidad internacional. Deben saber también que la posición de bloqueo no nos va a amilanar, ni nos va a hacer desistir

Las razones para trabajar día a día por una solución democrática crecen sin cesar, nuestra firme decisión de trabajar por una solución democrática se fortalece, más si cabe, día a día. Sabemos que la sociedad nos acompaña y apoya en este esfuerzo por lograr una solución democrática. Tarde o temprano se moverán y conseguiremos que la solución democrática sea un hecho.

Acuerdo de Gernika