Protesta ruidosa frente al parlamento de Navarra el 24 de mayo

Los firmantes del Acuerdo de Gernika hemos dado una rueda de prensa para denunciar la sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso Bateragune y la actitud de la Delegación del Gobierno español en Nafarroa.

Declaraciones de Asun Fernandez de Garaialde

La sentencia dada a conocer por el Tribunal Supremo en Madrid el pasado miércoles en torno al caso Bateragune ha provocado un terremoto político, tanto en Nafarroa como en Euskadi y en el ámbito internacional.

La sentencia condenatoria contra Miren Zabaleta, con Arnaldo Otegi, Rafa Diez, Sonia Jacinto y Arkaitz Rodríguez es una grave agresión al proceso que avanza imparable en Euskal Herria. Esta es la lectura que hacen la mayoría de los agentes sociales, sindicales y políticos de Euskal Herria así como importantes personalidades del ámbito internacional, como lo acredita la amplia representación de europarlamentarios y europarlamentarias que el otro día mostró su apoyo al proceso. El mensaje de la comunidad internacional, y Euskal Herria es claro: el Estado Español debe dar pasos en el camino de una solución democrática, y debe de adoptar una actitud activa a favor de la normalización democrática.

Lamentablemente parece que la dirección tomada por el Estado Español es la contraria. Hace un mes, una sentencia del constitucional se mostraba favorable a la cadena perpetua, posteriormente el Ministerio del Interior decidía mantener la dispersión de los y las presas políticas y profundizaba en la política del chantaje con su mal llamado “Plan de reinserción”.

Estos días se celebra en la Audiencia Nacional un juicio político contra los candidatos de D3M que en 2009 trataron de presentarse a las elecciones.

El último eslabón conocido de la cadena de agresiones ha sido la sentencia sobre el caso Bateragune. Por hacer política, concretamente por impulsar el proceso democrático han condenado a 6 años a Otegi, Diez, Zabaleta, Jacinto y Rodríguez, y decimos ¡ya basta!

El estado español no puede enrocarse en esta posición de bloqueo, no es eso lo que le reclama la sociedad navarra, ni la sociedad de Euskal Herria ni la comunidad internacional. Deben saber, y si no lo saben se lo decimos alto y claro, que manteniendo esta posición de bloqueo aumentan día a día la distancia que separa a España de Euskal Herria . Deben saber también que la posición de bloqueo no nos va a amilanar, ni nos va a hacer desistir.

Las razones para trabajar día a día por una solución democrática crecen sin cesar, nuestra firme decisión de trabajar por una solución democrática se fortalece, más si cabe, día a día. Sabemos que la sociedad nos acompaña y apoya en este esfuerzo por lograr una solución democrática. Quienes apostamos por la solución democrática cada vez somos más fuertes y que los que optan por el bloqueo se debilitan paulatinamente. Sabemos que tarde o temprano se moverán y conseguiremos que la solución democrática sea un hecho.

Si la sentencia sobre el caso Bateragune es escandalosa, más escandalosa es la actitud de la Delegada del gobierno en Navarra Carmen Alba. Se ha erigido en la reina de la conculcación de los derechos civiles. Lo que la sociedad clama como una agresión y una injusticia palpable no es para ella motivo suficiente para que se convoque de manera urgente una movilización pacífica y democrática.

¿Quien se ha creído que es la señora Alba para prohibir los derechos básicos que nos asisten a los y las ciudadanas? ¿La Vierreina de Navarra? El derecho a la libertad de expresión el derecho de reunión, y el derecho de manifestación están recogidos y protegidos en esa constitución española que tanto les gusta sacar a relucir y también en la legislación internacional. ¿Que busca la señora Alba y el gobierno del PP con la prohibición sistemática de movilizaciones civiles?

La sistemática caza de brujas y proceso criminalizador iniciado tras las movilizaciones del 29 de marzo y la sistemática prohibición de movilizaciones solo demuestran la voluntad manifiesta del PP de provocar, de generar enfrentamientos para buscar una justificación a su injustificable posición de bloqueo. Pero que no se esfuercen, no les vamos a hacer ese favor, vamos a contestar, a sus agresiones, a su posición de bloqueo, a su imposición y a su represión con movilizaciones, con iniciativas, con la palabra, con la fuerza de la movilización civil y pacífica.

Por todo esto convocamos a toda la sociedad navarra una movilización de protesta, ruidosa que celebraremos el próximo día 24 a las 7 de la tarde frente al parlamento de Navarra. Nos han querido dejar mudos, ahogar el grito y ahora haremos que el eco de nuestra fuerza ensordezca sus oídos.

No aceptamos ataques al proceso, es tiempo de soluciones.