Llamamos a realizar concentraciones frente a la sentencia del Tribunal Supremo en el caso Bateragune

La condena que el Tribunal Supremo ha impuesto a Arnaldo Otegi, Rafa Díez, Sonia Jacinto, Arkaitz Rodríguez y Miren Zabaleta no es, ni mucho menos, la primera agresión sufrida por el proceso de paz y normalización política abierto en Euskal Herria por parte de los poderes del Estado español. De hecho, desde que este proceso comenzó no han dejado de sucederse las agresiones y vulneraciones de derechos por parte del Estado español.

En enero de 2011, respondiendo al llamamiento realizado por el conjunto de agentes que suscribimos el Acuerdo de Gernika, la organización ETA anunció un alto el fuego permanente, general y verificable. El 20 de octubre de ese mismo año, ETA tomó la decisión histórica de finalizar su actividad armada como respuesta a la Declaración de la Conferencia Internacional de Paz de Aiete.

Fuimos los agentes políticos, sindicales y sociales reunidos en Gernika quienes dimos inicio a este proceso histórico. Desde entonces hemos podido constatar la desaparición de una de las expresiones de violencia del escenario político de Euskal Herria. En nuestra Declaración también mencionábamos la necesidad de que desaparecieran otras expresiones de violencia para encaminar la resolución del conflicto político. En el último año no han cesado las detenciones, ni la tortura, tampoco la persecución y el acoso policial. Un gran número de organizaciones políticas y sociales continúan ilegalizadas y por lo general, la situación del Colectivo de Presos y Presas Políticas Vascas en las cárceles españolas ha empeorado. Tras cada agresión o vulneración de derechos, los y las firmantes del Acuerdo de Gernika hemos pedido una y otra vez a la ciudadanía vasca su compromiso activo con el proceso de paz y normalización política.

La mayoría social vasca siempre nos ha respondido en positivo. Hemos sido miles y miles los y las ciudadanas vascas que, conscientes de que nosotras y nosotros somos la llave de este proceso, hemos salido a la calle en el último año. En todas y cada una de esas situaciones hemos exigido al Estado español que cesara en la utilización de la violencia contra la sociedad vasca.

Es innegable la aportación que Arnaldo Otegi, Rafa Díez, Sonia Jacinto, Arkaitz Rodriguez y Miren Zabaleta realizaron para la puesta en marcha de este proceso que ha traído la esperanza a Euskal Herria. Por eso sabemos que esta nueva agresión de los poderes del Estado español no es otra más. Sólo un Estado que no quiere la paz detiene y encarcela a quienes la construyen. Pero la sociedad vasca, como Arnaldo, Rafa, Sonia, Arkaitz y Miren, sí que quiere la paz, una paz basada en el respeto a todos les derechos humanos, los individuales y los colectivos. El estado español no puede seguir negando el derecho a vivir en paz y libertad al conjunto de la sociedad vasca.

Sabemos que la mayoría social vasca está en esto con nosotras y nosotros. Por eso llamamos a todos los ciudadanos y ciudadanas vascas a redoblar los esfuerzos para llevar adelante este proceso de paz y normalización democrática. Ante esta agresión brutal, responderemos con más proceso. Hacemos, en ese sentido, un llamamiento a participar en las concentraciones que bajo el lema “No más agresiones contra el proceso. ES TIEMPO DE SOLUCIONES” se realizarán el próximo viernes 11 de mayo a las 19h. en todas las cabeceras de comarca de Euskal Herria. En cuanto a las capitales, las siguientes son las convocatorias de mañana: En Donostia, a las 19 horas en Boulevard, Gasteiz a las 19 horas en la plaza de la Virgen Blanca, Iruñea a las 19 horas en la plaza del Ayuntamiento y Bilbo, a las 20 horas en la plaza Circular.

Asimismo, invitamos a todos los agentes políticos, sindicales y sociales que no son firmantes del Acuerdo de Gernika a que expresen su desacuerdo con esta sentencia uniéndose a esta convocatoria.

Gernikako Akordioa,
Donostian, 2012ko maiatzak 10