La decisión del Tribunal Constitucional es un ataque contra los deseos de paz y de solución de este pueblo

Buenas tardes a todas y a todos:

Los agentes políticos, sindicales y sociales que firmamos el Acuerdo de Gernika, así como otros agentes que se han sumado a esta manifestación, rechazamos de manera firme y rotunda la decisión del Tribunal Constitucional de avalar la doctrina que permite alargar la condena a los presos políticos vascos. Esta decisión es sumamente grave, en primer lugar porque ataca de manera directa derechos humanos básicos. Además de ello, es una decisión contra la resolución del conflicto, que deja en evidencia la falta de voluntad del gobierno español.

La doctrina Parot es bien conocida, ya que ha sido ampliamente cuestionada desde una óptica de justicia y de derecho, tanto en Euskal Herria como fuera de nuestras fronteras. Aun así el Tribunal Constitucional ha decidido convertir esta doctrina en ley. Una ley puramente excepcional basada en criterios de venganza.

Esta decisión ataca derechos humanos fundamentales, ya que legaliza el mantenimiento en prisión de aquellas personas que han cumplido la condena que en su día les fue impuesta, cerrando la puerta al derecho fundamental a la libertad y dando paso a la cadena perpetua.

Es por todo ello que interpretamos la decisión del Tribunal Constitucional como un ataque contra los deseos de paz y de solución de este pueblo. Los poderes y aparatos del estado han dejado en evidencia cuál es su voluntad ante el nuevo escenario abierto en Euskal Herria. El estado pretende instaurar y perpetuar la situación de bloqueo, ya que no tiene interés alguno en la solución política y democrática del conflicto y está empeñada en arruinar la oportunidad abierta para construir la paz en Euskal Herria.

Así las cosas, los agentes firmantes del Acuerdo de Gernika ratificamos nuestro compromiso de alcanzar una solución democrática. Tenemos el firme compromiso de llevar este proceso hasta su último estadio, aquel en el que toda la ciudadanía será vencedora, es decir, al de la solución democrática y el respeto de todos los derechos humanos.

Creemos que implicarse en la solución del conflicto y trabajar en su favor será esencial ante el inmovilismo y el bloqueo que pretende el Estado. Tenemos claro que al igual que hasta ahora, la implicación y el impulso de la ciudadanía serán decisivos para avanzar en la solución y superar todos los obstáculos que en su camino se impongan. Ante los grandes obstáculos que el Estado español y el gobierno del PP van a interponer en el camino de construir la paz, avanzaremos. Lo haremos porque debemos hacerlo, porque no hay otra, porque la mayoría no quiere otra cosa que no sea paz y soluciones justas y definitivas.

Sólo nos queda decir que seguiremos trabajando, para que el acuerdo que en su día firmamos y con el que estamos firmemente comprometidos se desarrolle plenamente, dando solución a las causas del conflicto y reparando la totalidad de las consecuencias que éste ha generado, ya que la solución debe ser integral, debe dar paso a la democracia, y no debe buscar vencidos ni perdedores, sino el beneficio de todas y todos y la victoria de toda la ciudadanía, porque con la paz y la democracia ganamos todas y todos.

Gracias por todo y hasta pronto